Incertidumbre crece al mes de tercer mandato sin Chávez

Publicado el 11/Febrero/2013 | 00:59

Opinión de HOY

El pueblo de Venezuela cumplió ayer un mes de un nuevo mandato presidencial sin la presencia del coronel Hugo Chávez a la cabeza del Gobierno, cuya asunción debió jurar el pasado 10 de enero, y cumplió dos meses de no conocer la verdadera situación de salud del presidente que, desde su cuarta operación de cáncer el 11 de diciembre, permanece en La Habana sin aparecer en público y en medio del mayor secreto sobre si se halla o no en condiciones de ejercer el poder.

El Tribunal Supremo de Justicia, bajo una interpretación constitucional de conveniencia para el chavismo, autorizó postergar sin fijar fecha alguna el que el coronel Chávez tome posesión del mando y prolongó al anterior Gobierno, con el vicepresidente Nicolás Maduro proclamado antes sucesor político por el propio mandatario en su última intervención pública antes de partir desde Caracas a Cuba.

Nada importan el derecho de los ciudadanos a estar informados sobre un tema trascendental de interés público, como es la situación de su mandatario, ni la necesidad de disipar la incertidumbre política. El hermetismo continúa y solo se conocen vagas informaciones sobre una eventual batalla por recuperar salud por boca del vicepresidente Maduro, del presidente de la Asamblea Diosdado Cabello, que deberá sustituir al primero si se convocan a nuevas elecciones por ausencia del presidente, y del ministro de Petróleo, Rafael Ramírez.

En este contexto político insólito, el viernes, antes del feriando carnaval, el Gobierno de Venezuela anunció la devaluación de su moneda en un 46,5% frente al dólar: el tipo de cambio pasó de 4,30 bolívares a 6,30 bolívares por dólar.

La medida es un factor más de división, inestabilidad e incertidumbre para los venezolanos y afectará su la capacidad adquisitiva. A las dificultades económicas y escasez de alimentos, se suman los crecientes niveles de inseguridad para aumentar el sombrío e incierto panorama en Venezuela.