Giro

 Las nuevas autoridades del Comité Pro Santa Cruz han anunciado su deseo de una apertura en la política institucional y que la misma llegaría a las esferas del Gobierno central, para buscar una aproximación que resulte beneficiosa a los intereses regionales.
Desde el momento en que se produjo la elección de Fernando Castedo, de las autoridades salientes surgió la versión de que se producía un retorno de las llamadas logias, al seno de la institución encargada de velar por los intereses de la región.
Por la forma en que se hacía la acusación, entendimos que se trataba de un grupo de poder que pondría la institución al servicio de sus miembros, dejando de lado el conjunto de la comunidad, cuyas aspiraciones podían quedar relegadas.
En realidad, el tema de las logias surgió en los centros del poder central para estigmatizar a la región y en especial al empresariado que a fuerza de trabajo, ha logrado poner al departamento en el primer lugar de la actividad económica del país, generando las consiguientes susceptibilidades.
Una característica del cruceño es agruparse para obtener mejores resultados en su quehacer y ello ha dado lugar a situaciones que por sus resultados, merecen ser tomadas en cuenta con amplitud, antes que con una visión negativa.
Vale la pena recordar cómo hace cincuenta años, cuando todas las regiones del pais demandaban la provisión de servicios básicos de parte del gobierno central, Santa Cruz decidió organizar las cooperativas que la llevaron por un camino de progreso, mucho más acelerado que el que hubiera podido lograr en otras condiciones.
Las fraternidades constituyen también un modelo digno de imitar, ya que de muchas de ellas surgieron empresas, cuyos frutos representan fuentes de trabajo para muchas personas y generan ingresos para la región y todo el país.
Y si se trata de divertirse, no podríamos hablar de la fiesta grande sin pensar en las comparsas, que cada año se esmeran para presentar lo mejor de su creatividad, en los carros y la coreografía, que han hecho del Carnaval cruceño una fiesta excepcional y que se prepara durante todo el año para obtener los mejores resultados.
Así como elogiamos, debemos también censurar las excesos que destruyen el ornato público y, lo que es más grave, en algún momento trajeron dolor y luto, que obligaron a las comparsas a buscar seguridad en los garajes. Del mismo modo, es importante también que se exija que las agrupaciones, cualquiera que sea el nombre que se les dé, piensen en el bienestar de la región y sus habitantes.
La anunciada apertura al diálogo nos parece un síntoma importante, ya que cerrando las puertas sólo queda observar lo que sucede que no siempre es lo mejor.
Recordemos que durante los ultimos tiempos las aspiraciones de Santa Cruz estuvieron centradas en la necesidad de desempenar sus actividades dentro del marco de una autonomía plena.
Esas aspiraciones no pudieron concretarse, a pesar de haber sido mencionadas dentro del texto de la Constitucion Politica, porque se careció de la suficiente fuerza para lograr que el concepto hubiera sido interpretado de la forma en que se esperaba.
Con seguridad, la apertura que hoy se propone podría permitir que esa y otras metas se conviertan en realidad sobre la base de la negociación.